Ya estamos de vuelta de un fantástico viaje de 10-11 días por Irán.
Nos ha encantado todo lo que hemos visto del país. Después de Teherán decidimos visitar solamente Isfahan y Shiraz y abandonar la idea de Yazd porque era demasiado viaje en bus, a pesar de que los buses son muy cómodos.
En Teherán Maria Vishi se portó magníficamente con nosotros, nos llevó a Dambar por la noche y nos dió todo tipo de consejos para viajar.

Isfahan, para mí, fue la ciudad estrella de todas: limpia, llena de jardines y, sobre todo, con una gente estupenda. Mucha gente nos paraba para darnos la bienvenida y hablar en inglés con nosotros sobre cualquier cosa. Me llamaron la atención, sobre todo, las mujeres: además de guapas, muy simpáticas y abiertas, detras de los chadores están unas mujeres nada tímidas, con cultura, y con mucha curiosidad y ganas de hablar.
Shiraz, diferente, pero muy interesante y con cantidad de cosas que ver. Me pareció impresionante el santuario donde está enterrado el hermano del Imán Alireza. Además, nosotros somo muy aficionados a los jardines y allí dedicamos un día entero en ir de uno a otro.
La única cosa que he encontrado muy difícil es el tráfico, me alegro de no tener que conducir alli todas las mañanas.
Muchas gracias por la ayuda que nos ha prestado para poder ir. Desde luego, pensamos volver a Irán en el futuro.
Saludos
Margarita Villarroel